¿Cómo surgieron los regalos empresariales?

¿Cómo surgieron los regalos empresariales?

Muchas compañías, además de pagar salarios y bonos por productividad, proveer capacitaciones y otorgar beneficios diversos a sus empleados, deciden homenajearlos a dándoles obsequios representativos en fechas especiales.

Día de la madre y del padre, Pascuas, Navidad, Año Nuevo y cumpleaños son algunas de las ocasiones en las cuales algunas firmas deciden hacer regalos empresariales. Por este motivo contratan a compañías como Publios, líder en presentes corporativos.

¿Cuáles son los inicios de los regalos empresariales?

A pesar de que su utilización parece ser nueva, los regalos empresariales se utilizan desde hace muchísimo tiempo.

Sus inicios se remontan a los Estados Unidos y están profundamente ligados a fines comerciales. A principios del siglo XX, un impresor de Ohio llamado Jasper Meek convenció a una zapatería de esa ciudad para que obsequiara bolsas impresas con el nombre del comercio a institutos educativos locales, con el objetivo de promocionar la marca.

Henry Beach, otro impresor de la misma región, amplió esta idea y la empleó a tarjeteros, abanicos, látigos, gorras, calendarios, delantales y sombreros.

Con el correr del tiempo, el marketing corporativo fue tomando cada vez más impulso y las empresas pasaron de dar obsequios ocasionales a ofrecer presentes en fechas determinadas a sus empleados.

El estallido de los regalos empresariales

A partir de la década del 70, las firmas decidieron reforzar su identidad entre sus colaboradores brindándoles regalos con su logotipo o nombre comercial.

En un principio la cantidad de productos era más bien limitada, pero con el correr del tiempo cada vez más artículos se fueron agregando a la lista, ampliando el abanico de posibilidades a la hora de elegir qué regalar.

Este crecimiento posibilitó el surgimiento de empresas especializadas en la comercialización de presentes corporativos.

Actualidad de los regalos empresariales

Dada su amplia difusión, los presentes se usan en empresas a nivel mundial, no solamente para promocionar las marcas, sino también para crear identidad corporativa.

Asimismo, son utilizados en exposiciones, eventos, lanzamientos de productos o ediciones y para promover causas benéficas o de recaudación de fondos para la caridad o para alguna persona o institución que lo necesite.

La cantidad de objetos que pueden convertirse en regalos empresariales es muy amplia, porque casi todos los objetos pueden ser estampados o bordados con el nombre o logotipo de una compañía o de una marca.

Además, las empresas que se dedican a este rubro ofrecen catálogos completos donde se puede ver más detalladamente todos los artículos que se pueden personalizar con lo que desee la firma.

Bolígrafos, gorras, camisetas, equipos de mate o de vajilla completa, toallas y toallones, artículos comestibles como huevos o roscas de pascua, pendrives, botellas, tablas de madera y parlantes son algunos de los productos que las empresas tienen a su disposición.

Si bien la mayoría de los artículos promocionales son relativamente económicos y pequeños, también existen ítems de alta gama cuando los destinatarios de los presentes son personas de alto rango ejecutivo.

Más allá del precio, los regalos empresariales no son demasiado costosos para las compañías y son muy valorados por los empleados.

Publicado el:diciembre 1, 2020admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *